Los secretos de la salsa de tomate perfecta para la pizza

Introducción

La pizza es uno de los platos más populares en todo el mundo. Una de las cosas que hace que la pizza sea tan deliciosa es la salsa de tomate. La salsa de tomate es la base de la pizza. Si tienes una buena salsa de tomate, tendrás una buena pizza. En este artículo, vamos a compartir contigo los secretos de la salsa de tomate perfecta para la pizza.

Tomates frescos para la salsa

El primer secreto para la salsa de tomate perfecta de la pizza es empezar con tomates frescos. Mientras más frescos sean los tomates, más rica será la salsa. Además, los tomates frescos tienen más sabor y son más saludables. Es importante elegir los tomates correctos.

¿Qué tipo de tomates son los mejores para la salsa de tomate de la pizza?

Los tomates de ciruela son los mejores para la salsa de tomate de la pizza. Tienen menos agua y más carne, lo que significa que la salsa será más espesa y sabrosa.

  • Busca tomates de ciruela orgánicos y maduros.
  • Compra tomates que no estén demasiado maduros, lo que dará a la salsa de tomate más sabor.
  • Elige los tomates que estén rojos y firmes, evita los que tengan magulladuras o golpes.

Cómo preparar los tomates para la salsa de tomate de la pizza

Una vez que tengas los tomates adecuados, tendrás que prepararlos. Elige los tomates sin piel y sin semillas. Una forma fácil de pelar tomates es hervirlos durante unos segundos y luego sumergirlos en agua fría. La piel se desprenderá sola. Los tomates también pueden ser pelados con un pelador de vegetales.

Corta los tomates por la mitad, saca las semillas y coloca la carne en un procesador de alimentos. Es importante que no tengas semillas ni piel en la salsa de tomate. La semilla puede darle a la salsa de tomate sabor amargo, mientras que la piel puede darle una textura arenosa.

Secretos de la salsa de tomate para la pizza

Agrega hierbas frescas

Otro secreto para la salsa de tomate perfecta de la pizza es agregar hierbas frescas. Las hierbas frescas, como el orégano, el tomillo y la albahaca, le dan sabor a la salsa de tomate. Además, las hierbas frescas también tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Cocina la salsa lento y bajito

La salsa de tomate debe cocinarse a fuego lento. Cocinar la salsa lentamente permite que los sabores se mezclen y que los tomates se integren con las hierbas y las especias. La salsa también se volverá más espesa cuanto más tiempo se cocine. No hay que tener prisa a la hora de cocinar la salsa. Si deseas una salsa de tomate espesa y con sabor, es importante que tengas en cuenta este hecho.

Equilibra la acidez con el azúcar

La acidez es un factor clave en la salsa de tomate. La acidez del tomate puede ser demasiado intensa para algunas personas, por lo que es importante equilibrarla con el azúcar. Añadir azúcar a la salsa de tomate ayuda a neutralizar la acidez y mejora el sabor de la salsa. A menudo, el azúcar también puede reducir la acidez de los tomates. Usualmente, una cucharadita de azúcar para cuatro tazas de salsa de tomate es suficiente.

No te saltes el aceite de oliva

El aceite de oliva es otro secreto de la salsa de tomate de la pizza. El aceite de oliva crea una textura suave y rica en la salsa de tomate de la pizza. Además, el aceite de oliva también ayuda a reducir la acidez. Agrega un poco de aceite de oliva y cocina la salsa lento y bajito.

Conclusión

La salsa de tomate de la pizza es la base de este popular plato italiano. Los secretos que hemos compartido en este artículo te ayudarán a hacer una salsa de tomate de pizza perfecta. Recuerda, los ingredientes frescos y las hierbas son clave para la salsa de tomate perfecta. Además, no te olvides de cocinar la salsa lentamente a fuego lento, agregar un poco de azúcar para equilibrar la acidez y no saltarte el aceite de oliva. Con estos secretos, puedes hacer la salsa de tomate de pizza perfecta en casa.