La salsa blanca: la opción diferente para tus pizzas

La salsa blanca: la opción diferente para tus pizzas

¿Has probado alguna vez la salsa blanca en tus pizzas? Muchas personas nunca han escuchado hablar de ella, y menos aún la han probado. La verdad es que la salsa blanca puede ser una opción deliciosa y única para darle un nuevo giro a tus pizzas caseras. En este artículo te explicaremos en qué consiste la salsa blanca, cómo hacerla y algunas ideas de ingredientes que puedes usar para complementarla en tu pizza.

¿Qué es la salsa blanca?

La salsa blanca, también conocida como bechamel, es una salsa clásica de la cocina francesa que se utiliza como base para muchos platos, como las lasañas o los gratinados. Se compone de tres ingredientes principales: leche caliente, harina y mantequilla. La harina y la mantequilla se cocinan juntas para crear un roux, que es una mezcla de grasa y harina. Luego, la leche caliente se agrega poco a poco mientras se revuelve constantemente para evitar que se formen grumos. La salsa se cocina a fuego lento hasta que espese y adquiera una textura suave y cremosa.

¿Cómo hacer salsa blanca para pizza?

Para hacer salsa blanca para pizza, puedes seguir la receta básica de la bechamel. Aquí te dejamos los ingredientes y pasos necesarios:

Ingredientes:

- 2 cucharadas de mantequilla
- 2 cucharadas de harina
- 1 taza de leche caliente
- 1/4 de cucharadita de sal
- 1/8 de cucharadita de pimienta negra

Pasos:

1. Derrite la mantequilla en una cacerola a fuego medio.

2. Añade la harina y revuelve constantemente durante 1-2 minutos. Esto creará un roux claro.

3. Agrega la leche caliente poco a poco, revolviendo constantemente para evitar que se formen grumos.

4. Añade sal y pimienta negro y cocina la salsa a fuego lento durante unos 5-7 minutos o hasta que espese. Revuelve de vez en cuando para evitar que se pegue al fondo de la cacerola.

5. Saca del fuego y deja enfriar. La salsa blanca estará lista para usar.

Ideas para complementar la salsa blanca en tu pizza:

La salsa blanca en tu pizza puede ser la base perfecta para añadir diferentes ingredientes. Estos son algunos ingredientes que se complementan muy bien con la salsa blanca:

- Pollo: Crea una pizza de pollo y espinacas con salsa blanca

- Espinacas y champiñones: Añade algunas verduras a tu pizza de salsa blanca para una opción más saludable.

- Panceta y jamón: Unas cucharadas de salsa blanca, panceta y jamón cocido puede ser justo lo que necesitas para una pizza gourmet.

- Quesos fuertes: Añade variedad de quesos fuertes, como el parmesano y el gorgonzola para hacer que la pizza sea aún más sabrosa.

En conclusión, la salsa blanca es una opción diferente pero deliciosa para darle un nuevo giro a tus pizzas caseras. Para hacer la salsa blanca necesitas mantequilla, harina y leche caliente, y puede servir como base para añadir una gran variedad de ingredientes y crear pizzas únicas y sabrosas. Anímate a probarla en casa y disfruta de una nueva forma de comer pizza.