pizzero.com.

pizzero.com.

La sabrosa combinación de tomate, jamón serrano y rúcula en pizza

La sabrosa combinación de tomate, jamón serrano y rúcula en pizza

La sabrosa combinación de tomate, jamón serrano y rúcula en pizza

Las pizzas son una de las comidas favoritas de muchas personas en todo el mundo. La versatilidad de sus ingredientes y la facilidad de su preparación la hacen una opción acertada para cualquier comida. Hoy hablaremos de una pizza muy especial, una pizza que combina sabores intensos y gustosos en una armonía perfecta: la pizza de tomate, jamón serrano y rúcula.

Los ingredientes

Antes de adentrarnos en la preparación de la pizza, es importante hacer una lista con los ingredientes necesarios para la receta. Para la base de la pizza necesitaremos:
- 500 gramos de harina especial para pizza
- 20 gramos de levadura fresca
- 1 cuchara pequeña de sal
- 1 cuchara de aceite de oliva
- 300 ml de agua tibia

Para el relleno:
- Tomate natural
- Mozarella
- Jamón serrano
- Rúcula
- Sal
- Aceite de oliva

La masa

La masa es uno de los elementos más importantes de la preparación de la pizza. La masa perfecta es aquella que es suave, elástica y fácil de estirar. Para lograr la masa perfecta para tu pizza, sigue estos pasos:

1. Tamiza la harina en un bol grande.

2. Mezcla la levadura con agua tibia y un poco de sal. Asegúrate de que no esté muy caliente ni muy fría.

3. Agrega la mezcla de agua y levadura a la harina y mezcla bien. Una vez mezclado, agrega la cuchara de aceite de oliva.

4. Amasa la mezcla durante al menos 10 minutos, hasta que la masa esté suave y elástica.

5. Cubre la masa con un paño limpio y déjala reposar en un lugar cálido durante aproximadamente una hora.

El relleno

La combinación de tomate, jamón serrano y rúcula es verdaderamente única. El sabor dulce del tomate, junto al salado del jamón serrano y el aroma de la rúcula, hacen que esta pizza sea una delicia para el paladar.

1. Precalienta el horno a 200 grados.

2. Estira la masa, asegurándote de que esté bien enharinada. Coloca la masa estirada en una bandeja de horno con papel para hornear.

3. Corta el tomate en rodajas finas y colócalas encima de la masa.

4. Agrega la mozzarella encima del tomate.

5. Corta el jamón serrano en pequeños trozos y distribúyelos por encima de la mozzarella.

6. Agrega un puñado de rúcula fresca encima del jamón serrano.

7. Salpica con aceite de oliva y sal al gusto.

El horneado

Una vez que hayas agregado todos los ingredientes encima de la masa, es hora de hornear. El tiempo de cocción puede variar dependiendo del horno, pero generalmente toma entre 12 y 15 minutos.

1. Hornear en el horno precalentado a 200 grados hasta que la pizza esté dorada y crujiente.

2. Deja enfriar por un momento antes de cortar en porciones.

La presentación

La presentación de tu pizza es muy importante para obtener una experiencia de comer memorable y placentera. Siéntete libre de agregar algunos ingredientes frescos encima de la pizza antes de servir, como rúcula fresca, aceitunas, tomates cherry o incluso champiñones frescos.

En conclusión, la combinación de tomate, jamón serrano y rúcula en pizza es una excelente opción para saciar el apetito y satisfacer a todos los paladares. Una pizza con una masa suave y elástica, con una mezcla de ingredientes dulces, salados y aromáticos, puede hacer una cena perfecta para toda la familia. ¡Buen provecho!