pizzero.com.

pizzero.com.

La popular pizza de salami y aceitunas negras: para los gustos más clásicos

La popular pizza de salami y aceitunas negras: para los gustos más clásicos

La popular pizza de salami y aceitunas negras: para los gustos más clásicos

La pizza es sin duda una de las comidas más versátiles y populares del mundo. Ya sea para una cena en familia, una comida rápida con amigos o una opción de comida para llevar, la pizza siempre es una buena elección. Pero, ¿cuál es la mejor pizza de todas? Eso depende de los gustos de cada uno, pero si hablamos de clásicos, la pizza de salami y aceitunas negras es sin duda una de las favoritas.

Ingredientes

Antes de entrar en detalles sobre cómo hacer una deliciosa pizza de salami y aceitunas negras, es importante tener en cuenta los ingredientes necesarios. Para la base, necesitaremos harina, levadura, sal, agua y aceite de oliva. Para la salsa, tomates, ajo, orégano, sal y aceite de oliva. Para la cobertura, salami, aceitunas negras, mozzarella y parmesano.

Preparación de la masa

Para la preparación de la masa, mezclamos 500 gramos de harina con 10 gramos de levadura y una cucharadita de sal. Añadimos 325 ml de agua tibia y dos cucharadas de aceite de oliva. Amasamos bien y dejamos reposar durante una hora en un lugar cálido y sin corrientes de aire.

Preparación de la salsa

Mientras la masa reposa, podemos preparar la salsa. Trituramos los tomates pelados y sin semillas, añadimos dos dientes de ajo picados, una cucharadita de orégano, sal y dos cucharadas de aceite de oliva. Mezclamos todo hasta conseguir una salsa bien homogénea.

Cobertura

Una vez tenemos la masa y la salsa preparadas, podemos empezar a montar la pizza. Extendemos la masa sobre una bandeja de horno con papel sulfurizado y añadimos la salsa con una cuchara. Cubrimos la salsa con tiras de salami y un puñado de aceitunas negras. Por último, añadimos la mozzarella rallada y el queso parmesano.

Horneado

Precalentamos el horno a 220 grados y horneamos la pizza durante unos 15-20 minutos, o hasta que la masa esté dorada y el queso derretido. Una vez fuera del horno, podemos añadir un poco más de orégano fresco y una pizca de pimienta negra molida.

Variantes

Aunque la pizza de salami y aceitunas negras es una de las recetas más clásicas y populares, siempre se pueden hacer algunas variantes para darle un toque diferente. Por ejemplo, podemos añadir cebolla caramelizada, pimientos rojos asados o incluso piña para un toque más tropical.

Conclusión

En definitiva, la pizza de salami y aceitunas negras es una apuesta segura para cualquier amante de la pizza clásica. Con ingredientes de calidad y una buena preparación, esta receta es fácil de hacer y siempre gusta a todos. Además, podemos personalizarla con nuestras propias variantes para hacerla aún más especial. ¡Buen provecho!