La pizza de tomate, mozzarella y jamón serrano: una combinación clásica que siempre triunfa

La pizza de tomate, mozzarella y jamón serrano: una combinación clásica que siempre triunfa

Si hay una pizza que nunca falla, esa es la pizza de tomate, mozzarella y jamón serrano. Esta combinación clásica es una de las favoritas de los amantes de la pizza en todo el mundo y es una de las opciones más populares en cualquier carta de pizzería. En este artículo, hablaremos sobre qué hace que esta pizza sea tan especial y detallaremos cómo hacerla en casa.

El tomate es un ingrediente fundamental para la pizza de tomate, mozzarella y jamón serrano. La salsa de tomate se utiliza como base para cubrir la masa de pizza. Si bien hay muchas variaciones de la salsa de tomate, la más común y clásica es la que lleva tomates triturados, aceite de oliva, ajo y sal. También puedes optar por la salsa de tomate fresco, hecha con tomates maduros y pelados. Lo importante es que la salsa de tomate esté bien sazonada y tenga un sabor fresco y natural.

La mozzarella es otro ingrediente clave para la pizza de tomate, mozzarella y jamón serrano. La mozzarella es un queso fresco y suave que se funde fácilmente. Se utiliza en la mayoría de las pizzas y es esencial para la pizza de tomate, mozzarella y jamón serrano. Puedes utilizar mozzarella fresca o la que viene en bloques, pero asegúrate de que sea de buena calidad. La mozzarella fresca es especialmente buena para esta pizza, ya que su sabor es más suave y complementa bien con los demás ingredientes.

El jamón serrano es el tercer ingrediente imprescindible en la pizza de tomate, mozzarella y jamón serrano. Este jamón es muy valorado en España, donde se elabora, y su sabor se asemeja al del jamón italiano, pero con una textura más tierna. El jamón serrano es perfecto para la pizza porque le da una textura crujiente y un sabor salado que contrasta bien con la dulzura de la salsa de tomate y la suavidad de la mozzarella.

Si bien estos tres ingredientes son esenciales, también puedes añadir más ingredientes si lo deseas. Hortalizas como los champiñones, las cebollas, los pimientos y las aceitunas son excelentes adiciones a la pizza de tomate, mozzarella y jamón serrano. Los condimentos como el orégano y la albahaca también pueden añadir un toque adicional de sabor.

Ahora que sabemos qué ingredientes necesitamos, veamos cómo hacer la pizza de tomate, mozzarella y jamón serrano en casa. Aquí está la receta:

Ingredientes:

Para la masa:

- 500 gramos de harina
- 325 ml de agua tibia
- 7 gramos de levadura seca
- 1 cucharadita de sal
- 2 cucharadas de aceite de oliva

Para la salsa de tomate:

- 4 tomates grandes
- 2 dientes de ajo
- 4 cucharadas de aceite de oliva
- Sal al gusto

Para la pizza:

- Salsa de tomate
- Mozzarella rallada
- Jamón serrano en lonchas
- Orégano seco

Preparación:

1. En un bol grande, mezcla la harina, la levadura seca y la sal. Haz un hueco en el centro y añade el agua y el aceite de oliva. Mezcla todo hasta que se forme una masa suave y elástica. Amasa durante unos 10 minutos.

2. Forma una bola con la masa y colócala en un bol engrasado. Cubre con un paño húmedo y deja reposar durante al menos una hora.

3. Precalienta el horno a 220 grados.

4. Para la salsa de tomate, corta los tomates en cuatro partes y quita las semillas. Pela los dientes de ajo y colócalos en una sartén con el aceite de oliva a fuego medio. Cuando el ajo esté dorado, agrega los tomates y la sal y deja cocinar a fuego lento durante unos 20 minutos, removiendo de vez en cuando. Retira del fuego y tritura la salsa.

5. Espolvorea un poco de harina sobre una superficie plana y estira la masa con un rodillo hasta que tengas una forma redonda. Pasa la masa a una bandeja para pizza.

6. Extiende una capa fina de salsa de tomate sobre la masa, dejando un borde libre de unos 2 cm. Añade la mozzarella rallada, las lonchas de jamón serrano y un poco de orégano.

7. Hornea durante unos 10-12 minutos, o hasta que la pizza esté dorada.

8. Corta la pizza en porciones y sirve caliente.

La pizza de tomate, mozzarella y jamón serrano es una de las combinaciones clásicas más populares y no es difícil de hacer en casa. Con una masa hecha de harina, agua, levadura seca y sal, una salsa de tomate hecha de tomates y ajo, y toppings de mozzarella y jamón serrano, tendrás una deliciosa pizza en tu mesa en muy poco tiempo. ¡Buen apetito!