Cómo hacer una pizza tradicional italiana

Introducción

La pizza es uno de los platos italianos más conocidos alrededor del mundo. Su fama no es en vano, ya que esta comida es deliciosa y muy fácil de personalizar a los gustos de cada persona. Sin embargo, hay una forma tradicional de hacer pizza en Italia que ha sido transmitida de generación en generación y que requiere de ciertos elementos y pasos para lograr una pizza perfecta. En este artículo te enseñaremos cómo hacer una pizza tradicional italiana desde cero, con ingredientes frescos y técnicas auténticas.

Los ingredientes

Los ingredientes son la base de cualquier pizza, y en la pizza tradicional italiana no es la excepción. Aquí te dejamos una lista detallada de los ingredientes que vas a necesitar para hacer una pizza de tamaño mediano.
  • Masa de pizza: 250 gramos de harina tipo "00", 125 ml de agua, 5 gramos de levadura, 5 gramos de sal y 1 cucharada de aceite de oliva.
  • Salsa de tomate: 400 gramos de tomate triturado, 1 diente de ajo, 1 cucharada de aceite de oliva, sal y pimienta al gusto.
  • Queso mozzarella: 200 gramos de queso fresco y rallado.
  • Orégano.
  • Aceitunas negras.
  • Jamón.
  • Champiñones.
  • Alcaparras.

La masa de la pizza

La masa de la pizza es sin duda uno de los elementos más importantes, ya que es la base de la pizza. La masa de la pizza tradicional italiana se hace con harina tipo "00", que es una harina fina y suave que da a la pizza una textura suave y crujiente. Aquí te enseñamos a prepararla.
  1. En un bol grande mezcla la harina con la sal.
  2. En otro bol, mezcla la levadura con el agua hasta que se disuelva la levadura.
  3. Añade la mezcla de levadura y agua al bol con la harina y amasa todo hasta obtener una masa suave y elástica.
  4. Deja reposar la masa unos 40 minutos en un lugar cálido y sin corrientes.
  5. Estira la masa de pizza con un rodillo o con las manos, hasta obtener la forma deseada.
  6. Añade la salsa de tomate y los ingredientes que desees.
  7. Hornea la pizza durante unos 15 minutos a 220 grados centígrados.

La salsa de tomate

La salsa de tomate es otro elemento importante en la pizza, ya que le da sabor y una textura rica. En la pizza tradicional italiana, la salsa de tomate se hace con tomates frescos y otros ingredientes simples, lo que resulta en una salsa deliciosa.
  1. Pela el diente de ajo y pícalo finamente.
  2. En una sartén, calienta el aceite de oliva y añade el ajo picado.
  3. Antes de que el ajo se dore, añade el tomate triturado y mezcla todo muy bien.
  4. Añade la sal y la pimienta al gusto y continúa mezclando.
  5. Deja cocinar la salsa durante unos 10 minutos hasta que los sabores se mezclen.

Las coberturas

Las coberturas de la pizza tradicional italiana son sencillas, pero muy sabrosas. Aquí te enseñamos las coberturas que vas a necesitar para la pizza de este artículo.
  • Aceitunas negras: agrega unas cuantas aceitunas negras en rodajas sobre la salsa de tomate antes de poner el queso.
  • Jamón: corta en rodajas finas el jamón y ponlo sobre la pizza.
  • Champiñones: corta los champiñones en rodajas y ponlas sobre la pizza.
  • Alcaparras: añade un par de cucharadas de alcaparras a la pizza, para darle un toque salado y sabroso.

Conclusión

Hacer una pizza tradicional italiana requiere de ingredientes frescos y tiempo. La cercanía a los ingredientes naturales de la pizza tradicional italiana es la verdadera clave para conseguir una pizza deliciosa. Debemos tratar de utilizar ingredientes seleccionados y mantener una relación con los productores locales. Tal como la pizza napolitana que ha ganado recientemente la designación de Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, comer una pizza es un acto social y considerarla como una forma de unir a las personas en torno a la elaboración artesanal de una comida sabrosa. Ahora que sabes cómo hacer una pizza tradicional italiana, ¿por qué no invitas a tus amigos y familiares a una noche de pizza auténtica? ¡Buen provecho!