Cómo hacer una pizza sin horno, usando sólo la estufa o sartén

Cómo hacer una pizza sin horno, usando sólo la estufa o sartén

Si eres un amante de la pizza, pero no tienes un horno en casa, no te preocupes. En este artículo te enseñaremos cómo hacer una deliciosa pizza sin horno, usando solo tu estufa o sartén.

Antes de empezar, es importante preparar todos los ingredientes necesarios. Para esta receta, necesitarás:

- 2 tazas de harina
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharada de azúcar
- 1/4 taza de aceite de oliva
- 3/4 taza de agua tibia
- 1/2 taza de salsa de tomate
- Mozzarella rallada y otros ingredientes al gusto (jamón, pepperoni, champiñones, etc)

1. Prepara la masa de pizza

El primer paso para hacer una pizza en la estufa es preparar la masa. En un tazón grande, mezcla la harina, la sal y el azúcar. Agrega el aceite de oliva y, poco a poco, agrega el agua tibia mientras amasas con las manos hasta obtener una masa suave y elástica.

Coloca la masa en un bol y cubre con un paño húmedo. Deja reposar durante unos 30 minutos para que la masa se levante.

2. Estira la masa

Una vez que la masa se haya levantado, es hora de estirarla. Espolvorea un poco de harina sobre una superficie plana y coloca la masa encima. Usa un rodillo para estirar la masa en forma circular, asegurándote de que tenga el grosor deseado.

Si no tienes un rodillo, también puedes utilizar una botella de vino o una lata de conservas vacía.

3. Cocina la pizza en la estufa

Ahora viene la parte divertida: cocinar la pizza en la estufa. Primero, calienta una sartén grande a fuego medio. Coloca la masa de pizza sobre la sartén caliente y deja cocinar durante unos 2-3 minutos, hasta que la base esté dorada.

Luego, da la vuelta a la pizza con una espátula grande y agrega la salsa de tomate y los ingredientes al gusto. Tapa la sartén y cocina durante otros 3-4 minutos, hasta que el queso se haya derretido y los ingredientes estén cocidos.

4. Sirve y disfruta

Una vez que la pizza esté lista, retírala de la sartén y colócala en una tabla de cortar. Corta en porciones y sirve caliente.

Esta receta es una excelente manera de hacer una deliciosa pizza en casa sin tener que encender el horno. Ahora puedes disfrutar de tu comida favorita incluso si no tienes un horno en casa.

Consejos adicionales:

- Si tienes una tapa para la sartén, úsala para que la pizza se cocine más rápidamente y el queso se derrita más fácilmente.
- Si te gusta la pizza crujiente, puedes usar una sartén antiadherente para que la base sea más crujiente.
- No agrega demasiados ingredientes a la pizza para que no se abulte demasiado y se cocine de manera uniforme.
- Si tienes una piedra para pizza, también puedes usarla sobre tu estufa.

En resumen, hacer una pizza en la estufa es fácil y divertido. Solo necesitas los ingredientes correctos y un poco de práctica. Así que, la próxima vez que quieras disfrutar de una deliciosa pizza, ¡no dudes en probar esta receta casera!